Energías renovables (X). Energía solar fotovoltaica

La energía solar fotovoltaica es la energía obtenida por la radiación electromagnética del sol al convertirse la luz en energía eléctrica de corriente continua. La energía solar fotovoltaica se produce debido al efecto fotoeléctrico que explicamos de forma muy breve y sencilla a continuación: La luz del Sol está compuesta por fotones, y estos fotones tienen una energía que viene determinada por la longitud de onda de la luz emitida. Pues bien, si la energía de estos fotones es superior a un valor mínimo, un fotón, al chocar contra un átomo de un material, será capaz de extraer un electrón del átomo. Es decir, se transforma la energía de la luz en energía eléctrica, ya que se produce una corriente de electrones.
Los paneles solares fotovoltaicos, a diferencia de los placas solares térmicas de baja temperatura, se pueden integrar con la red eléctrica, simplemente con la ayuda de unos inversores que se encargarán de transformar la corriente continua generada por el panel fotovoltaico en corriente alterna adecuada para el transporte de electricidad en las redes eléctricas. Los paneles también pueden funcionar a nivel doméstico, para suministrar la energía necesaria a una familia o un grupo de ellas (en la entrada sobre energía solar térmica hay un par de infografías en las que se nos aporta información sobre el tipo de instalación al que estamos haciendo referencia y, además, sobre la constitucion de las células fotovoltaicas).
Actualmente, existen dos tipos de estructuras para sostener los paneles solares fotovoltaicos. Uno de ellos, permite seguir el movimiento del sol durante el día (seguidores solares) y la otra estructura, completamente fija, y se optimiza orientando la placa con orientación sur (si estás en el hemisferio norte), y los grados de esta orientación se calculan en función de la latitud geográfica de la instalación. En esta infografía de Eroski Consumer se nos informa sobre los sistemas de seguimiento, en uno o dos ejes, del movimiento solar que pueden implementarse en un parque fotovoltaico con objeto de aumentar el rendimiento de los paneles.


En esta infografía de Eroski Consumer se nos informa sobre una alternativa a los costosos paneles fotovoltaicos, se nos informa sobre su producción, instalación y funcionamiento.


>

Las instalaciones fotovoltaicas domésticas cuentan con el inconveniente de que requieren de una elevada inversión inicial, sin embargo sus ventajas pueden son múltiples, entre ellas las hay tanto medioambientales como socioeconómicas:
  1. No contamina, no consume combustible ni emite CO2 ni otros gases contaminantes.
  2. No produce ruidos ni genera residuos
  3. Es inagotable
  4. Su instalación es simple y apenas requiere mantenimiento
  5. Tiene una vida larga (se estima que los paneles duran aproximadamente unos 30 años)
  6. Resiste condiciones climáticas extremas: granizo, viento, temperatura, humedad.
  7. Evita la dependencia energética del exterior.
  8. Permite la instalación en zonas de bajo consumo y en zonas rurales y aisladas.
  9. Favorece el desarrollo tecnologías propias.
  10. Permite vender los excedentes de producción a las comapañias eléctricas.
  11. Tolera la ampliación de la potencia instalada mediante la incorporación de nuevos módulos fotovoltaicos.
Ahora tienes la oportunidad de expresar tus quejas y opiniones a esta entrada